La mujer de 64 años no tiene idea de lo que está creciendo en su hombro. ¡ Mira lo que hace este gato callejero!

Hace poco más de 20 años, Sue McKenzie, de 64 años, descubrió que alguien tocaba la puerta de su casa.

Cuando fue a mirar se encontró a un gatito blanco y negro de pie, mirándola. Penso por un momento que se había escapado de casa de algún vecino y no le dio mucha importancia. 

Pero, al pasar varias horas el gato seguía en su puerta.Hacia un día lluvioso y frío, así que entre ella y su marido decidieron dejar pasar el gato a su casa.

Ella le dio algo de comida, y desde ese día en adelante se convirtió en un miembro mas de la familia.

Lo que ella no sabía era que Tom iba a devolver todos los servicios, de una manera muy inesperada, varios años después…

1

A finales de 1990, Sue McKenzie recogio a un gatito sin hogar y le pusieron el nombre de Tom.

Tom y Sue formaron inmediatamente un fuerte vínculo, pero este gatito no era como otros gatos…

Tom era muy independiente y reservado a otras personas. Le gustaba más estar el jardín que en el sofá, y a pesar de que había conseguido un hogar era bastante callejero.
Sue amaba su personalidad especial.

2

Pero ella comenzó a extrañarse cuando Tom comenzó a cambiar su comportamiento.

Después de haber sido el mismo gato durante 20 años, Tom comenzó a buscar la demanda de sus dueños de una manera que nunca había hecho antes.

Sobre todo, comenzó acariciando y acariciando un punto particular en el hombro derecho de Sue.

3

“Tom nunca buscó un contacto tan puntual conmigo, así que pensé que era muy extraño cuando comenzó hacerlo.” dice Sue a noticias de ITV y continúa:

“Solía planchar y acariciarme en el hombro, y maullaba fuerte.” Fue tan lejos que casi se convirtió en un problema para nosotros.

Sue estaba preocupada de que algo andaba mal con Tom. Ella nunca pensó que el gato podría haber estado tratando de decirle algo.

4

Ella llevo a Tom a un veterinario y se sorprendió cuando le dijeron que estaba completamente sano.

El veterinario dijo que Tom podría haber tratado de decirle algo a Sue.

Sue, que trabaja como enfermera, pensó que conocía su propio cuerpo tan bien que se daría cuenta si estaba enferma o no. Pero las palabras del veterinario le hicieron pensar, y cuando llegó a casa descubrió que tenía algo en la clavícula.

Después de visitar a su doctor, las pruebas revelaron que Sue tenía un pequeño tumor en su hombro derecho. Resultó ser el linfoma de Hodgkin — una forma de cáncer que afecta al sistema linfático.

5

Sue fue diagnosticada en agosto de 2014, y pronto después de eso tuvieron que operarla para quitarle el tumor.

Después de varias sesiones de quimioterapia y pasar por varias operaciones vuelve a  sentirse sana. ¡Gracias a Tom por la advertencia!

“Nunca imaginé que los animales tienen un sexto sentido para este tipo de cosas.” dice Sue.

6

Y creo que estoy viva gracias a Tom. Me salvó en cierto modo, dice.

Nuestras mascotas nos hace de muchas maneras ser mejores personas, pero ¿cuántos pueden agradecer a sus mascotas por haber salvado literalmente sus vidas?

Creo que al menos este héroe-gato Tom merece un gran homenaje por lo que hizo.