Un perro cruza Australia sin que sus dueños se enteren y esta es su increíble aventura.

A principios de este mes, un Terrier Australiano llamado Rusty ha realizado el viaje de su vida. ¿Como ha sido capaz de hacerlo?. Pues el travieso animal se escondió en el vehículo de un vecino desde su casa al sur de Australia y un viaje en carretera de más de 1.500 kilómetros.

El cachorro de 3 años y medio suele pasar sus días con su querida familia pero jamas pensaron que iba hacer algo así. 

“Muchos dias Rusty desaparece junto con otros perros del vecindario, pero a las pocas horas aparece de nuevo en casa”, dijo Laura, dueña de Rusty. “Pero que recorriera tantos kilómetros fue toda una sorpresa”.

Después de estar en el coche del vecino y pasadas unas horas, fue encontrado por una familia local que lo acogió durante el fin de semana.

Pero este era solo el comienzo de una gran aventura.

Rusty se fue junto a otro conductor que se había detenido a descansar en la autopista y se monto en su coche. 

Después de días de búsqueda incansable y preocupante, su familia recibió una llamada telefónica, esta vez de una mujer llamada Heather en Snowtown, al sur de Australia.

“Rusty había viajado hasta allí. Afortunadamente, Heather había escuchado algo en las noticias sobre la búsqueda de Rusty. Fue entonces cuando llamo por teléfono a la familia”, explicó Laura. “Nuestro siguiente desafío fue encontrar la manera de que Rusty hiciera el largo viaje de regreso a casa”.

17 horas en coche, los dueños investigaron como podría volver de nuevo a casa, así que decidieron escribir en Facebook lo que le había ocurrido y pidió ayuda de la siguiente manera:

“Pregunte quien pudiera estar haciendo el viaje, o parte del viaje hacia su ciudad”. Para la gran sorpresa de Laura, su post se hizo viral. Nunca pensamos que recibiría tanta atención e interés”, dijo. “Quedamos abrumados por las ofertas de ayuda para traerlo a casa y estamos muy agradecidos con todos los que han intentado o nos han querido ayudar y sobre todo, a los que lo han hecho”.

Finalmente Rusty volvió a casa.

Al ver a Rusty de nuevo, su familia ya no podía enfadarse con el. Estaban tan felices de su vuelta a casa, que hasta fue el invitado de honor en la escuela de su hija Lori.

Ahora esta en casa con su tranquila vida, esperemos que no vuelva a asustarnos con una aventura como esta.

Comparte esta historia con tus amigos si te ha gustado.