Nada puede detener a este perro minusválido, ¡Ni siquiera la nieve!.

Este perrito es muy diferente a los demás. El nació con dos patas delanteras deformadas y tenía dificultades para caminar. El veterinario que lo atendió incluso aconsejo que sacrificara al perro, pero su dueño no se rindió. El ha hecho una silla de ruedas especial, y Roly que así se llama el perrito ha sido muy feliz a pesar de su discapacidad.

Cuando llegaba el invierno, era mas difícil controlar la silla de ruedas, pero míralo que feliz va por la nieve. ¡Maravilloso!. Mira el siguiente vídeo a continuación y compártelo con tus amigos de facebook.

¿Que hubieras echo en su lugar? ¿Lo hubieras sacrificado o hubieras luchado porque viviera aunque fuese en una silla de ruedas?