El soldado se vio obligado a dejar las armas durante la guerra de Iraq. ¡No vas a creer lo que hizo!

Ken Wyrsch trabajó en una base militar en Irak durante muchísimo tiempo. Ken tuvo que dejar a su perro al cuidado de su mujer, pero cuando se reunió con Ollie por primera vez después de todo ese tiempo todo fue maravilloso. Cuando el se fue Ollie era sólo un pequeño perrito pero su a su vuelta ya era todo un perro grande y fuerte. Mira el reencuentro en el siguiente vídeo a continuación: